¿Conoces cuales son todas las causas de nulidad en el matrimonio canónico?

 

Haciendo referencia al significado propio de nulidad matrimonial, ésta puede ser definida como la invalidación de un matrimonio mediante su declaración de nulidad, de tal forma que se tiene como no celebrado nunca, porque han existido defectos o vicios que han impedido que pueda surtir efectos.

Por tanto, la idea fundamental es la inexistencia del matrimonio que un día se celebró. Se diferencia del divorcio en que en éste último el matrimonio, aunque disuelto, se sigue considerando válido.

Las principales causas de nulidad matrimonial son:

  1. capacidad (impedimentos)
  2. consentimiento (vicios del consentimiento),
  3. forma (vicios de forma)

Al estar ante un matrimonio canónico, serán los tribunales eclesiásticos los encargados de dirigir el proceso y dictar las sentencias, aunque en última instancia, éstas deben ser homologadas por un juez civil para que tenga efectos civiles y pueda, por tanto, inscribirse en el Registro Civil.

Aunque para el tema que nos ocupa, nos centraremos en las causas más comunes de nulidad por vicios de consentimiento, es preceptivo hacer referencia a todas. Así pues nos encontramos las siguientes:

Causas de nulidad por capacidad se denominan impedimentos y se agrupan en la siguiente lista:

-. Edad inferior a 18 años. Es dispensable a partir de los 16 años para el hombre y los 14 para la mujer.

-. Haber contraído vínculo matrimonial previo y subsistente.

-. Tener parentesco en línea recta sin límite de grado o en línea colateral hasta el cuarto grado. Los grados tercero y cuarto en la línea colateral son dispensables.

-. Mantener relación sentimental con pariente en primer grado por afinidad del cónyuge fallecido o mantener relación de concubinato con persona distinta del otro contrayente al tiempo de celebrarse el matrimonio.

-. Haber atentado contra la vida del cónyuge anterior del otro contrayente.

-. Estar ordenado como obispo, sacerdote o diácono. Es dispensable, pero el beneficiario de la dispensa debe abandonar el sacerdocio.

-. Votos públicos y perpetuos de castidad en instituto religioso.

-. Mixta religión.

-. Disparidad de cultos.

-. Impotencia antecedente y perpetua, sea absoluta o relativa.

 

En cuanto a la forma, los motivos que se recogen son los siguientes:

-. No celebrarse sin la asistencia del ordinario del lugar o del párroco o de un delegado de éstos.

-. Matrimonio celebrado por poderes que sean nulos.

-. Falta de uno o de los dos testigos.

Nulidad Matrimonial por vicios del consentimiento

 La nulidad por vicios del consentimiento. Pasamos a nombrar todos los casos, aunque desarrollaremos con amplitud el último motivo, simulación o exclusión, por ser éste el eje del Trabajo:

-. Carecer de uso de razón.

-. Tener grave defecto de discreción de juicio.

-. Incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica.

-. Error en la identidad de la persona o de una cualidad directa y principalmente pretendida.

-. Error determinante acerca de la unidad, de la indisolubilidad o de la dignidad sacramental del matrimonio.

-. Condición.

-. Violencia, intimidación o miedo grave.

-. Rapto para obtener el consentimiento del otro contrayente.

-. Dolo provocado para obtener el consentimiento.

Simulación total o parcial por exclusión de una propiedad esencial o de un elemento esencial del matrimonio: la unidad, la fidelidad, la indisolubilidad y la apertura a la vida en el matrimonio.

La declaración por un tribunal de la nulidad de un matrimonio implica el reconocimiento de que nunca hubo vínculo jurídico matrimonial, por lo que los cónyuges volverán a su estado civil anterior a la celebración anulada. Es decir, se declara que el matrimonio in fieri nunca existió. Esto no significa que el matrimonio sea nulo porque así lo establezca la sentencia judicial, sino porque ya lo era desde su aparente constitución, con lo que el pronunciamiento judicial se limita a constatar la nulidad de forma únicamente declarativa.

La nulidad del matrimonio sólo es efectiva si se ha declarado judicialmente como hemos dicho, por lo que es preciso ejercitar la acción de nulidad y, tras un proceso, llegar a la misma, sin confundir sus efectos con los de la disolución del matrimonio, ya que ésta última supone un acto constitutivo por el que se produce la ruptura de un vínculo matrimonial presumiblemente válido. La principal consecuencia de la declaración de nulidad es que los cónyuges quedan libres del vínculo matrimonial.  Ahora bien, la nulidad no exime a los padres de sus obligaciones para con los hijos, ya que estos deberes resultan de la filiación, independientemente de que los padres estén casados o no.

A efectos civiles, únicamente se ajustan al Derecho del Estado aquellas sentencias canónicas basadas en causas que pueden dar lugar a la nulidad en el orden civil y que se recogen en el artículo 73 del CC, si bien no se exige coincidencia literal entre causas de nulidad canónica y causas de nulidad civil.