Familia y realidad familiar en el Derecho Canónico. En ocasiones los clientes suelen preguntar nociones en relación a un tema desconocido por la mayoría como es el Derecho Canónico con relación a los procedimientos de nulidad matrimonial, por ello a través de este artículo procedemos a realizar un resumen de tal tema, no obstante si usted tienen alguna duda en relación a ello lo mejor es que contacte con nuestro despacho, y un especialista en la materia le atenderá, la primera consulta es gratuita, y además financiamos los procedimientos, puede contactar con nosotros en los teléfonos 91-5472525, 665508441 o 902-447722, o a través de nuestro correo electrónico abogados@are2abogados.com

Verdad y realidad

  • Verdad y realidad no son conceptos sinónimos.

-. La verdad se encuentra en la realidad de diferentes modos.
-. Los criterios de realidad establecen unos parámetros para distinguir lo real-verdadero y lo aparente-falso:

Criterio de la realidad de la naturaleza: la verdad se encuentra primeramente en las cosas.
Criterio de realidad de la cultura: la verdad existe únicamente en la comunidad humana.
Criterio de la realidad de la palabra encarnada: la realidad se contempla de una manera plenamente realista. Reconoce la primacía de la persona humana sobre el cosmos.

La verdad sobre la que se construye la realidad

  • Desde el criterio de la naturaleza está todo dado en la norma, no hay nada que construir.
  • Desde el criterio de realidad de la cultura, todo está por construir, pero no existe un fundamento de la verdad sobre el cual hacerlo.
  • Desde el criterio de la realidad de la palabra encarnada, la verdad y la libertad configuran la realidad.
  • Hablamos de una “verdad del principio”: fundamento de la sacramentalidad del matrimonio.
  • El amor verdadero lo construye Dios con la libertad humana.

-. Desde la evangelización de las culturas: las personas se desarrollan a través de criterios distintos, y deben tener un mínimo grado de amor para respetar al otro y su ideología.
-. La relación entre verdad y amor es muy importante en las relaciones familiares. No pueden ser construidas al margen del amor ni de la verdad.

  • La familia es el órgano de la intimidad

-. En su origen encontramos las principales relaciones familiares: conyugalidad, paternidad, filiación y fraternidad.

Las realidades familiares y el respeto que merecen

  • Realidades familiares de índole biológica:

-. Engloba las realidades familiares formadas al margen de la unión legítima matrimonial.
-. Tanto los padres como los hijos nacidos de esas uniones se encuentran considerados con respeto.

  • Realidades familiares basadas en el paradigma homosexual:

-. La doctrina de la Iglesia deja claro que las uniones homosexuales no pueden ser equiparadas al matrimonio y a la familia, por cuyo ejercicio de la sexualidad será siempre ilícito.
-. Debe de existir respeto hacia las personas homosexuales, que no deben verse excluidas ni marginadas de la vida de la Iglesia.

Las apariencias y la realidad familiar

  • Todas las apariencias son reales en cuanto se dan en la realidad y de una u otra forma lo manifiestan.
  • Algunas apariencias son significativas o sacramentales, porque expresan la encarnación de la palabra

-. Las apariencias son actos significativos tanto desde el punto de vista litúrgico como del jurídico.
-. Las apariencias son realidades producidas por el Sacramento nupcial y son a su vez Sacramento permanente.
-. Realidad significativa: la palabra encarnada.

  • El consentimiento naturalmente suficiente

-. Como apariencia real y significativa.
-. Aunque un matrimonio se considere inválido desde el punto de vista jurídico, puede existir una realidad que sea buena desde el punto de vista moral.

  • Situación matrimonial irregular

-. Fiel católico que convive bajo el mismo techo con otra persona con la que crea la apariencia de mantener relaciones sexuales a pesar de no estar válidamente casado con ella.
-. Noción exclusivamente jurídica.

  • El juicio eclesiástico de nulidad solo alcanza a las apariencias y se basa en ellas.
  • Todo juicio moral sobre los actos de los demás constituye por definición un prejuicio

-. Es necesario distinguir el plano jurídico del moral.

María Jesús Barreñada - Are2 Abogados
Articulo de reflexión realizado por María Jesús Barreñada Muñoz, letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, con más de 23 años de experiencia profesional.