Juicio Rápido

Un Juicio Rápido es aquel procedimiento para enjuiciar de forma rápida e inmediata aquellos delitos más habituales.

Este procedimiento de Juicio Rápido, exige una coordinación eficaz entre los distintos responsables: la policía, el fiscal, el juez, el abogado, técnicos y personal al servicio de la Administración de Justicia.

Así mismo también lo necesita de las personas implicadas en los hechos objeto de enjuiciamiento: denunciantes, perjudicadas, víctimas y testigos.

Los delitos castigados con pena de prisión que no exceda de cinco años, o con cualesquiera otras penas cuya duración no exceda de 10 años.

Es condición imprescindible para un Juicio Rápido, que el proceso penal se incoe en virtud de un atestado policial y que la Policía Judicial haya detenido a una persona y la haya puesto a disposición del Juzgado de guardia o que, aun sin detenerla, la haya citado para comparecer ante el Juzgado de guardia por tener la calidad de denunciado en el atestado policial .

Casos en los que se procede con un Juicio Rápido.

Que se trate de delitos flagrantes.

Que se trate de alguno de los siguientes delitos:

– Delitos de lesiones, coacciones, amenazas o violencia física o psíquica habitual, cometidos contra las personas a que se refiere el artículo 173.2 del Código Penal.

– Delitos de hurto.

– Delitos de robo.

– Delitos de hurto y robo de uso de vehículos.

– Delitos contra la seguridad del tráfico.

– Delitos de daños referidos en el artículo 263 del Código Penal.

– Delitos contra la salud pública previstos en el artículo 368, inciso

segundo, del Código Penal.

– Delitos flagrantes relativos a la propiedad intelectual e industrial

previstos en los artículos 270, 273, 274 y 275 del Código Penal.

Que se trate de un hecho punible cuya instrucción sea presumible que será sencilla.

No se aplicará el procedimiento de Juicio Rápido en aquellos casos en que sea procedente acordar el secreto de las actuaciones.

¿En qué consiste un Juicio Rápido?

Un Juicio Rápido tiene como objetivo la simplificación y reducción de plazos de los trámites previos a la celebración del juicio que, además, se realizarán en el propio juzgado de guardia.

Puede ocurrir

– Que se siga Juicio Rápido. Cuando el juez acuerda llevar a cabo todos los trámites previos necesarios durante el servicio de guardia. El juzgado de guardia convoca a las partes, testigos y peritos para la vista del juicio ante el juzgado de lo penal dentro de los 15 días siguientes.

– Que se dicte sentencia de conformidad en ese Juicio Rápido. En determinados supuestos, cuando la persona acusada está de acuerdo con el relato de hechos del fiscal y con su petición de pena, el juez de guardia dicta la denominada sentencia de conformidad durante el servicio de guardia.

– Que se siga el procedimiento abreviado en el mismo Juicio Rápido . Cuando no es posible llevar a cabo durante el servicio de guardia las diligencias necesarias. La instrucción continúa en el juzgado de instrucción hasta su finalización y remisión al juzgado de lo penal para la celebración del juicio.

– Que se acuerde el sobreseimiento en el Juicio rápido, archivo o inhibición. El juez también puede acordar el sobreseimiento, el archivo de las actuaciones o su inhibición a favor de otro partido judicial o jurisdicción.

María Jesús Barreñada - Are2 Abogados Este articulo ha sido redactado por Maria Jesus Barreñada Muñoz, perteneciente al despacho ARE-2 Abogadoswww:are2abogados.com, en nuestro despacho la primera consulta es gratuita, y además financiamos los procedimientos, por ello si tienen alguna duda en relación con esta materia lo mejor es que contacte con nosotros en los teléfonos 91-5472525, 902-447722, 665508441, o a través del correo are2abogados.com

 

Recuerda que tu Primera Consulta es totalmente GRATIS

Consultar Ahora