La adopción , requisitos y vías para su procedimiento. Mediante la figura de la adopción se crean los mismos vínculos jurídicos de parentesco entre adoptante y adoptado que los existentes entre los padres y sus hijos biológicos. Actúa como instrumento de integración familiar rompiendo el vínculo existente con la familia biológica de forma irrevocable.

Excepcionalmente subsistirán los vínculos con la familia biológica cuando:

  • La adopción sea por parte del cónyuge de uno de los progenitores, aunque hubiera fallecido.
  • Cuando sólo se conozca a uno de los progenitores y lo pidan el adoptante, el adoptado mayor de doce años y el progenitor conocido.

¿Quiénes pueden ser adoptados?

  • Únicamente podrán ser adoptados los menores no emancipados.
  • Excepcionalmente, será posible la adopción de un mayor de edad o de un menor emancipado cuando:

    • Inmediatamente antes de la emancipación, hubiera existido una situación de acogimiento o convivencia que no se hubiera interrumpido y que se hubiera iniciado antes de que el menor hubiere cumplido los catorce años.

No pueden ser adoptados:

    • Un descendiente.
    • Un pariente en segundo grado de la línea colateral por consanguinidad o afinidad.
    • Un pupilo por su tutor hasta que el juez haya aprobado el informe sobre el patrimonio y situación económica del menor.

¿Quiénes pueden adoptar?

Personas solteras, matrimonios y parejas de hecho siempre que cumplan los requisitos legales establecidos, que son los siguientes:

  • Que el adoptante sea mayor de veinticinco años.
  • En la adopción por ambos cónyuges o pareja de hecho, basta que uno de ellos haya alcanzado dicha edad.
  • En todo caso, el adoptante habrá de tener, por lo menos, catorce años más que el adoptado.

Requisitos formales para la adopción:

    • Se constituye por resolución judicial.
    • Se tendrá siempre en cuenta el interés del menor y la idoneidad del adoptante.

Vías por las que se puede iniciar el procedimiento de adopción:

    • Por la propuesta previa de la Administración que haya declarado idóneos al adoptante/adoptantes.
    • Por la solicitud del futuro adoptante/s en los casos que no sea necesaria la propuesta de la Administración, siempre que:
    • El menor a adoptar sea huérfano y pariente del adoptante, en tercer grado por consanguinidad o afinidad, o hijo del consorte del adoptante.
    • El menor lleve más de un año en acogimiento pre adoptivo o bajo su tutela.
    • Sea mayor de edad o menor emancipado.

Artículo de reflexión realizado por María Jesús Barreñada Muñoz, abogada experta en derecho de familia, abogada mediadora y miembro de la Asociación Española de Abogados de Familia.