La nulidad del matrimonio y su revalidaciónLa nulidad del matrimonio y su revalidación. En ocasiones los clientes suelen preguntar nociones en relación a un tema desconocido por la mayoría como es el Derecho Canónico con relación a los procedimientos de nulidad matrimonial, por ello a través de este artículo procedemos a realizar un resumen de tal tema, no obstante si usted tienen alguna duda en relación a ello lo mejor es que contacte con nuestro despacho, y un especialista en la materia le atenderá, la primera consulta es gratuita, y además financiamos los procedimientos, puede contactar con nosotros en los teléfonos 91-5472525, 665508441 o 902-447722, o a través de nuestro correo electrónico abogados@are2abogados.com

¿Qué es Nulidad Matrimonial?

La Nulidad del matrimonio

  • La declaración de nulidad matrimonial, supone la inexistencia de un acto.
  • Es nulo porque en su origen contiene defectos de tal gravedad que provocan que, en justicia, el acto deba ser tenido como no celebrado.
  • El término nulidad se opone a validez.
  • Sus efectos se retrotraen al momento de producirse el acto.

El matrimonio putativo. ¿Qué es?

  • Tiene su origen en el ordenamiento del Derecho Canónico.
  • Los sistemas jurídicos civiles, prevén en ocasiones, que los matrimonios nulos de buena fe puedan producir efectos civiles.
  • El matrimonio inválido se llama putativo, si fue celebrado de buena fe al menos por uno de los contrayentes:

-. Hasta que ambos adquieran certeza de la nulidad.

Revalidación del matrimonio

  • Si un matrimonio se celebra inválidamente por alguna causa, puede instarse el proceso judicial para que se declare su nulidad.
  • El juez, antes de aceptar una causa de nulidad del matrimonio:

-. Debe emplear medios pastorales para inducir a los cónyuges a convalidar su matrimonio.

– Dándole así, validez jurídica.

-. Comprende dos figuras distintas:

– Convalidación simple:

-> Debe renovarse el consentimiento matrimonial, con un nuevo acto de voluntad del contrayente que sabe que es nulo o de ambos.

-> Cuando la nulidad la produce un impedimento, una vez que éste haya cesado:

– Si el impedimento es público, ambos contrayentes deben renovar el consentimiento en la forma ordinaria (celebrar de nuevo el matrimonio).

–  Si el impedimento no puede probarse y lo conocía sólo un cónyuge, basta que éste renueve privadamente y en secreto su consentimiento, con tal de que el otro cónyuge persevere en el suyo.

– Si los dos conocían el impedimento oculto, ambos deben renovar el consentimiento privadamente y en secreto.

-> Si hubo defecto o vicio del consentimiento, el matrimonio se convalida cuando consiente la parte que no había consentido, con tal de que persevere el consentimiento de la otra parte.

– Debe tratarse de un defecto o vicio que no puede probarse; de lo contrario, ha de prestarse de nuevo el consentimiento en forma canónica.

-> Si el matrimonio fue nulo por defecto de la forma canónica, ambos deben renovar el consentimiento en forma ordinaria.

– Sanación de raíz:

– Es una gracia por la que la autoridad competente da validez a un matrimonio que fue nulo por impedimento o por defecto de forma, sin necesidad de renovación del matrimonio.

– Consiste en:

.- La dispensa del impedimento.

.- La dispensa de la forma canónica.

.- Se retrotraen algunos efectos jurídicos del matrimonio.

– Solo debe concederse cuando las partes quieran perseverar en la vida conyugal:

– De no ser así, sería igualmente válida, salvo que hubiera habido revocación del consentimiento

– Puede concederse ignorándolo una de las partes o las dos, pero siempre por causa grave

María Jesús Barreñada - Are2 Abogados
Articulo de reflexión realizado por María Jesús Barreñada Muñoz, letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, con más de 23 años de experiencia profesional.