sueloSi hay algo que debe darnos miedo en los contratos hipotecarios es la letra pequeña. Las hipotecas han sido en los últimos años un terreno abonado para que florecieran prácticas abusivas como las cláusulas suelo y otras cláusulas abusivas (por ejemplo las de vencimiento) y también para acuerdos gravosos para el cliente (nunca bien explicados por la entidad bancaria que nos los lleva a la firma), como por ejemplo el referir el capital prestado a monedas extranjeras o lo que en el lenguaje bancario se conoce como hipotecas multidivisa. Por eso desde Are-2 aconsejamos a cualquiera que vaya a firmar un acuerdo de compra venta inmobiliaria, y más aún si se va a embarcar (como nos suele suceder) en una hipoteca, que antes de firmar consulte con un letrado especializado. No se arrepentirá y, al final, aunque aumente un mínimo el coste, se ahorrará dinero y, sobre todo, disgustos.

Si por desgracia es usted víctima de engaños en la hipoteca, todavía puede recuperar la inversión si acude a un despacho especializado. Los tribunales están dando la razón a los demandantes y además es muy probable que en las próximas fechas el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el llamado Tribunal de Luxemburgo, falle a favor de que se recuperen lo perdido a causa de las cláusulas suelo con efecto retroactivo. Es decir, desde el primer día que nos la aplicaron en nuestro contrato.

Pero… ¿qué son las cláusulas suelo? Sencillamente, es un límite que se impone por debajo a un crédito concedido a un interés variable. Es decir, un crédito a interés variable puede descender tanto como lo haga el Euribor. Pero cuando el banco limita ese descenso del interés que nos puede hacer ahorrar dinero en la cuota que pagamos (y por tanto, que le hacer perder dinero a la entidad bancaria) se trata de una cláusula suelo. El Tribunal Supremo ha dicho que es ilegal por abusiva.

Y.. ¿qué es una hipoteca multidivisa? Se trata de un contrato hipotecario que se paga en euros pero se cobra… en otra moneda, por así decir. Es decir, la deuda que debemos pagar al banco depende de la cotización de euro respecto a otra moneda. De ese modo, podemos vernos en la tesitura de que, debido a que el euro se haya depreciado respecto a, por ejemplo, el yen japonés, nuestra deuda con el banco haya crecido a pesar de que llevemos años pagando decenas de miles de euros. Si demandamos pidiendo la nulidad de la hipoteca, muy posiblemente los tribunales nos den la razón y pongan la deuda en el límite que corresponda teniendo en cuenta lo pagado.

Respecto a cláusulas como las de vencimiento, veíamos el pasado mes de enero cómo una sentencia del Supremo situaba en la ilegalidad varias de estas previsiones impuestas por los bancos a sus clientes en los contratos hipotecarios, entre ellas las que permiten a la entidad bancaria exigir la devolución de la totalidad del préstamo cuando se hubiera producido el impago de una sola de las cuotas (en eso consiste una cláusula de vencimiento).

En Are2 abogados le podremos asesorar sobre su demanda por engaños en las hipotecas. Somos un despacho de abogados altamente especializado con sede en Madrid y más de 23 años de experiencia en asesoramiento legal. Confíe en nosotros.