¿Cuándo se produce la nulidad de un contrato?

Para que pueda dar la nulidad de contrato se debe haber incumplido alguno de los requisitos que se recogen en el artículo 1261 del Código Civil. Está acción representa uno de los supuestos más graves de ineficacia, por lo que suele definirse como nulidad absoluta o nulidad de pleno derecho.

Causas de la nulidad de contrato

Si el acto es contrario a las normativas imperativas o prohibitivas o falta alguno de los elementos esenciales, también al no existir el consentimiento, objeto o causa puede darse la nulidad del contrato.

Exactamente se puede producir cuando no existan o falte cualquier elemento fundamental, por el incumplimiento debido a licitud, posibilidad o determinación del objeto, por la ilicitud de la causa, así como por el incumplimiento sustancial o porque las normas imperativas vayan en contra de la moral o el orden público. Asimismo, se puede declarar la nulidad si se realiza un acto a título gratuito sobre bienes comunes sin el consentimiento del otro cónyuge.

Consecuencias de la nulidad de contrato

La nulidad de un contrato no produce ningún tipo de efectos por lo que todo vuelve al status quo anterior a la celebración del contrato, siendo denominado como restitución de forma técnica. Esto da lugar a la devolución de los objetos transmitidos entre los contrates, en el caso de no existir la posibilidad de devolución se deberá proceder a la restitución en dinero teniendo en cuenta las reglas, restituyendo tanto el valor del objeto junto los frutos percibidos más intereses.

Si se trata de un caso de ilicitud se deberán aplicar los artículos 1.305 y 1.306 del Código Civil en los que se recogen las consecuencias en función del supuesto de ilicitud cometido. Cuando el hecho está constituyendo un delito o falta entre ambas partes del contrato, carecerá cualquier acción entre ellas y tendrán que proceder a la restitución del objeto además de cumplir los efectos recogidos en el Código Penal. También será aplicable si el delito es cometido por una parte del contrato, pudiendo la otra parte exigir la devolución del objeto sin cumplir sus obligaciones recogidas en el contrato.

Por otro lado, si no se ha cometido algún delito o falta pero el supuesto de ilicitud es culpa de ambos contratantes, no podrán reclamar el cumplimiento de lo que hubieran ofrecido cada parte. Aunque si es culpa de un solo contratante, este no puede reclamar ni pedir el cumplimiento de lo que se le hubiera ofrecido, pudiendo reclamar solamente la parte no culpable.

Nulidad parcial del contrato

Por último, cabe remarcar que cada día son más frecuentes los casos de nulidad parcial de contratos, siendo solamente nulas varias cláusulas ilegales, manteniéndose la validez del contrato. Ocurre básicamente porque ciertos elementos del contrato son contrarios a alguna norma imperativa.

Si te gusta, compártelo....Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrEmail this to someoneShare on StumbleUpon