En septiembre del año 2015 el Papa Francisco modificó el código de Derecho Canónico para sintetizar el proceso de nulidad matrimonial eclesiástica. Este tipo de nulidad se recoge en un marco legal concreto.

Pasos para obtener la nulidad matrimonial eclesiástica

En primer lugar, se debe presentar una demanda de nulidad ante el tribunal eclesiástico de la diócesis. Simplemente con que uno de los cónyuges presente la demanda es suficiente, ya que no es necesario el acuerdo entre ambas partes. El tribunal eclesiástico estudiará mediante un perito de derecho canónico si el procedimiento es viable, si resulta serlo la parte demandante deberá seleccionar un abogado experto en derecho matrimonial canónico. Desde Are2 Abogados llevamos muchos años trabajando en procesos de nulidad matrimonial, asesorando siempre teniendo en cuenta las necesidades de nuestros clientes.

Medidas modificadas por la reforma

Anteriormente a esta reforma se debía obtener una doble sentencia en un plazo medio de dos años, en la actualidad los Tribunales de Primera Instancia tienen un año para declarar la nulidad de la unión ya que no es necesario recurrir a segundos tribunales. La duración del proceso variará en función del número de testigos, de incidencias o si es necesaria o no la intervención pericial. En los casos más claros el obispo diocesano será el único juez que constate nula la unión, es decir, con esta medida se le otorgó la responsabilidad directa de decisión.

Con estas medidas se pretendía reducir el coste económico del proceso, al reducir las tasas judiciales que se deben de abonar al Tribunal Eclesiástico. También deben de ser aceptadas las donaciones voluntarias por parte de la diócesis para llevar a cabo el funcionamiento del procedimiento, teniendo que ser gratuito. Por otro lado, los honorarios de los abogados no dependen de la diócesis, pero suelen oscilar entre 2.500€ y 10.000€. Además, a esos gastos hay que añadir el coste de la documentación aportada por el perito, costando cada prueba entre los 250€ y los 400€.

Motivos para poder declarar la nulidad matrimonial eclesiástica

El código de Derecho Canónico recoge las causas por las que se puede declarar nulo un matrimonio eclesiástico. Entre ellas se encuentran la incapacidad de llevar a cabo las obligaciones de la unión, siendo en la mayoría de los casos por la inmadurez de uno de los cónyuges. Asimismo, se suele declarar la nulidad en el caso de una simulación en el consentimiento, es decir, cuando una de las partes se casa sin intención de fidelidad o procreación sin que la otra parte lo sepa.

En función del tipo de causa se puede pedir la nulidad mediante la vía breve, pero suelen ser motivos bastante específicos que disminuyen la libertad en el consenso matrimonial, como puede ser la violencia física, un embarazo no previsto, el contagio de una enfermedad o una relación extraconyugal entre otros.

Sentencia favorable sobre la nulidad matrimonial eclesiástica

La mayor parte de estas nulidades pueden convalidarse civilmente, además las parroquias donde están inscritos los bautizos de los cónyuges declararán la nulidad en los libros convenientes. De esta forma, al declararse la nulidad ambas partes podrán volver a contraer matrimonio con otras personas.