Planificación, diseño y planes de igualdad laboral III

Planes de Igualdad Laboral

1.- ¿Si tuvieses que implementar un Plan de Igualdad Laboral en tu centro de trabajo, qué herramientas de diagnóstico utilizarías?

Plan de Igualdad en tu centro de trabajo

Como sabemos, la fase de diagnóstico nos sirve para conocer con exactitud cuál es la situación real en materia de igualdad en la organización, por tanto a la hora de establecer un plan de igualdad deberemos  de  analizar  el  desequilibro  existente  entre  hombres  y mujeres en el entorno de la organización, las posibles causas por las que se originan las diferencias, investigando a su vez las relaciones de género. De esta manera seremos capaces de identificar los posibles desequilibrios y desigualdades que puedan existir en la organización, pudiendo llegar al fin último, esto es, promover el cambio en la cultura de la organización. Para ello es necesario recopilar toda la información posible que nos servirá para ponernos en antecedentes acerca de la situación  de  igualdad  existente  en  nuestra  organización.  De  esa manera, indirectamente conoceremos a su vez, en qué aspectos rige la desigualdad pudiendo intervenir de forma directa en aquellos focos en donde se detecte. Por tanto, habrá que determinar que nivel de integración de la igualdad existe, cuales son las características de la plantilla, en definitiva, realizar un diagnóstico profundo del interior de nuestra  organización,  desde  el  capital  humano  hasta  la  forma  de actuar, pues así podremos elaborar un informe en el que se recoja la situación, plasmando los puntos fuertes y débiles, para a partir de ahí, elaborar una metodología destinada a implementar la igualdad en todas las áreas.

 

A través del diagnóstico realizaremos un análisis detallado sobre la realidad de una empresa para saber cómo está estipulada su plantilla, que grado de participación guardan las mujeres respecto a los hombres y la incidencia que la gestión de los recursos humanos tiene en la existencia de posibles desequilibrios o desigualdades de participación en la empresa. De esta forma obtendremos como resultado las debilidades y fortalezas que tiene la organización en materia de igualdad, y podremos elaborar un Plan de igualdad acorde a las necesidades particulares de la empresa, a través de un informe que recoja los datos más importantes y significativos así como la información recopilada en el estudio previo realizado. Para llevar a cabo un diagnóstico de la forma más satisfactoria posible lo mejor, una vez que hemos recabado la información y hemos realizado un informe, es que elaboremos una planificación del proceso a seguir y por supuesto, es necesario comunicar esta iniciativa al personal, ya que ellos tienen especial importancia y notoriedad a la hora de establecer políticas de igualdad.

 

2.- ¿Cuáles son los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de diseñar un Plan de Igualdad?

Si tenemos la idea de desarrollar un Plan de Igualdad, es porque queremos establecer en nuestra organización un conjunto de medidas que nos ayuden a alcanzar una igualdad real y efectiva entre los hombres y mujeres, en este caso, que son compañeros y que trabajan en una misma organización. De esta forma podremos eliminar la discriminación por razón de sexo y establecer una igualdad de oportunidades entre ambos sexos.

Por tanto, el diseño de un Plan de Igualdad necesita una serie de aspectos que son importantes para obtener buenos resultados en la elaboración de nuestro mencionado Plan de Igualdad, nosotros resaltamos los siguientes:

  • Realizar una buena información y comunicación, es decir, debemos informar a la organización en su conjunto de todo aquello que queremos llevar a cabo, para que seamos todos quienes adquiramos el compromiso y sea más fácil poder alcanzar los objetivos fijados, a través de la transparencia y la elaboración de un ambiente   de   trabajo   comprometido   y   participativo.
  • Incorporación y formación específica sobre igualdad de oportunidades dirigida a todas las personas que componen el equipo responsable de ejecutar las actuaciones y la Comisión de Igualdad, una vez que se haya constituido. Igual de importantes son las acciones y medidas que adoptaremos con nuestro Plan y que plasmaremos en la práctica a través de actividades.
  • Es el seguimiento o evaluación de nuestro diseño, pues debemos revisarlo durante  su  puesta  en  marcha  para  disponer  de  un  mecanismo articulado   y   actualizado   que   facilite   la   recogida   y   análisis   de información que se derive del desarrollo del Plan.

 

Con estas propuestas fijadas con anterioridad, debemos conseguir los siguientes efectos:

  • Mantener y afianzar el compromiso de la dirección de la organización con la igualdad durante todo el proceso de ejecución del Plan.
  • Establecer canales de comunicación que garanticen el acceso y la participación a todas las personas que conforman la empresa.
  • Solicitar asesoramiento especializado en igualdad entre mujeres y hombres para el desarrollo de las acciones en las que sea necesario.
  • Hacer difusión, tanto interna como externa, de los avances más significativos que se vayan produciendo en el desarrollo del Plan.

 

En conclusión, tendremos que realizar un buen diagnóstico, identificando cuales son los obstáculos para a raíz de ellos, establecer las mejores estrategias para derribarlos, con la ayuda de unos objetivos concretos enfocados en función de las áreas que más precisen ayuda, y a  su  vez,  fijando  las  acciones  y  medidas  necesarias  para  que  se cumplan los objetivos, llevando un seguimiento y control de desarrollo.

Este articulo ha sido redactado por Maria Jesus Barreñada Muñoz, perteneciente al despacho ARE-2 Abogados, www:are2abogados.com, en nuestro despacho la primera consulta es gratuita, y además financiamos los procedimientos, por ello si tienen alguna duda en relación con esta materia lo mejor es que contacte con nosotros en los teléfonos 91-5472525, 902-447722, 665508441, o a través del correo are2abogados.com