La relación entre la igualdad/desigualdad y la trata de mujeres:

 

A pesar de que en nuestro ordenamiento jurídico se habla de igualdad como un derecho fundamental, y se insiste en la idea de que todos debemos de ser iguales, lo cierto es que aún queda mucho por hacer para lograr una igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres. La situación de inferioridad que ha caracterizado a las mujeres durante tantos años, aún sigue mermando el carácter y el propósito del artículo 14 de la Constitución española.

La trata de mujeres

La trata de mujeres, cuyo fin no es otro que la explotación sexual, es un delito que simboliza una de las violaciones más  graves de los Derechos Humanos, y que afecta a un numerosísimo porcentaje de mujeres de todo el mundo. La trata de mujeres no es un problema de los países pobres, sino que, por desgracia, afecta a todos los países independientemente de su posición social o económica. Además, el hecho de que sea un delito que de alguna forma esclaviza a las mujeres y las hace cometer actos en contra de su voluntad (mantener relaciones sexuales no consentidas), hace que indirectamente, la acción se convierta en violencia de género.

La Explotación

relacion-entre-la-igualdad-desigualdad-y-la-trata-de-mujeres

Relación entre la igualdad,desigualdad y la trata de mujeres

Como se desprende de manuales teóricos, el delito de trata cuenta con tres elementos: la acción, medio y finalidad, y aunque existen muchas modalidades y tipos de explotación, la verdad es que prostitución, trata y tráfico de mujeres e incluso niñas, están íntimamente relacionados. En muchas ocasiones, aquellas a quienes esclavizan y obligan a usar su cuerpo para dar placer a los hombres, no son más que niñas o adolescentes, lo cual nos demuestra que a veces, el delito puede extenderse hasta su máxima gravedad.

La Prostitución

Podemos llegar a pensar que la principal razón de que existan estos delitos, es que existe su demanda. Hay muchos hombres consumidores de la prostitución, y eso da pie a que se creen numerosas mafias y negocios ilegales en torno a ella para sacar grandes beneficios. Aunque, también es verdad que los clientes no siempre son conscientes de la situación a las que se enfrentan todas las mujeres que son obligadas, bajo amenazas y coacciones, a ejercer la prostitución. Algunos no son más que meros cómplices porque a pesar de saberlo se siguen aprovechando, o incluso sin saberlo, tratan a las mujeres con una falta absoluta de respeto. Otros, sin embargo, son menos conscientes de ello, y en muchas ocasiones, cuando se enteran de lo que ocurre en realidad, intentan denunciarlo y acabar con el maltrato al que miles de mujeres se ven sometidas a diario.

El problema surge a causa de la situación de vulnerabilidad que padecen millones de personas en el mundo, que por razón de su edad, sexo, raza, circunstancias sociales, económicas, culturales o políticas, encuentran grandes dificultades para ejercitar sus derechos y desarrollarse plenamente en nuestras sociedades. Al tener la mayoría unas condiciones pésimas y marginales, muchas son engañadas bajo falsas promesas, llegando a otros países con la esperanza de poder cambiar su futuro y emprender una vida mejor, sin sospechar que, en realidad, quieren entablar, a su costa, un negocio ilícito y que atenta contra los derechos más sagrados de los seres humanos.

Todo ello es sinónimo de discriminación y segregación social, que al final deriva en una vulneración al principio y al derecho de igualdad. Derecho, al que todos los seres humanos, por el simple hecho de serlo, deberíamos tener reconocido de forma innata, en lugar de tener que luchar por conseguirlo y/o mantenerlo.

 

 

 

María Jesús Barreñada - Are2 Abogados Este articulo ha sido redactado por Maria Jesus Barreñada Muñoz, perteneciente al despacho ARE-2 Abogados, www:are2abogados.com, en nuestro despacho la primera consulta es gratuita, y además financiamos los procedimientos, por ello si tienen alguna duda en relación con esta materia lo mejor es que contacte con nosotros en los teléfonos 91-5472525, 902-447722, 665508441, o a través del correo are2abogados.com